Noticias blog

Solución del caso "Veterinario por un día" (VI)

En: Centro Veterinario Avda. Ramón y CajalFecha: 30/04/2013

Aquí os traemos la solución al caso de "Veterinario por un día" que os mostramos la semana pasada. 

Hemos atendido a un perro mestizo de raza pequeña de 5 años, que desde hace 4 días no se quiere mover, está caliente y cojea de alguna extremidad aunque no está muy claro cual, por que no se deja manejar. Los dueños dicen que han visto unas gotas de sangre en casa pero no identifican de donde vienen.

La solución al caso es la siguiente:

Ehrlichiosis canina monocítica

El paciente de esta semana, padece Ehrlichiosis monocítica canina (EMC), una enfermedad infecciosa que se transmite por garrapatas.

El agente causal es la  ricketsia Ehrlichia canis (E. canis), una bacteria que parasita el citoplasma de los monocitos (glóbulos blancos) circulantes, en grupos de organismos  denominados mórulas.

La enfermedad es también conocida como ricketsiosis canina, fiebre hemorrágica canina, enfermedad del perro rastreador, tifus de la garrapata canina, desorden hemorrágico de Nairobi y pancitopenia tropical canina, nombres que representan diferentes aspectos de una misma enfermedad.

Ehrlichia canis es transmitida por la garrapata marrón del perro Rhipicephalus sanguineus, muy común es España, aunque recientemente también se demostró que es experimentalmente transmitida por la garrapata Dermacentor variabilis.

Se ha demostrado que las garrapatas pueden sobrevivir como adultos 155 a 568 días sin

alimentarse y transmitir la infección por 155 días después de infectarse. Este fenómeno permite a las garrapatas sobrevivir durante el invierno e infectar a los huéspedes en la primavera siguiente. Las garrapatas son más abundantes durante las estaciones cálidas, y la mayoría de los casos agudos de EMC ocurren durante esos períodos. Como la transmisión de Ehrlichia es mecánica y no biológica, las transfusiones de sangre infectada pueden también transmitir la ricketsia.

La enfermedad incluye un período de incubación de 8 a 20 días, seguido de una fase aguda, subclínica y a veces crónica.

Algunos animales no manifiestan signos en la fase aguda y el veterinario tiene que diagnosticarlos en la fase crónica.

Los signos comunes más frecuentes son muy variados y pueden confundirse casi con cualquier enfermedad. Pueden incluir: depresión, letargia, anorexia, fiebre, aumento del tamaño de los ganglios, esplenomegalia, pérdida de peso, palidez de mucosas, edema periférico, especialmente en miembros posteriores y escroto, sangrado por la nariz y petequias y equimosis en la piel y membranas mucosas (hematomas y manchas)

La enfermedad se complica de manera secundaria con patologías articulares, pulmonares y renales que complican el cuadro clínico.

El diagnóstico se realiza en base a la exploración física y anamnesis del veterinario, unido a pruebas complementarias de toda índole,  donde destaca trombocitopenia (bajada de plaquetas), como hallazgo hematológico más común y consistente en la fase aguda de esta enfermedad.

Disponemos de pruebas específicas laboratoriales para detectar anticuerpos específicos frente a E. Canis, así como pruebas de ADN que buscan el parásito en diferentes medios.

El tratamiento se puede dividir en dos partes: un tratamiento antibacteriano específico para terminar con el agente infeccioso en cuestión, y un tratamiento paliativo para corregir el daño que haya producido sobre los diferentes órganos. Así en ocasiones es necesario hospitalización, fluidoterapia y transfusiones, terapia inmunomoduladora, etc. 

La prevención pasa por el control estricto de las garrapatas, ya que no existen vacunas para esta enfermedad.

El uso preventivo de collares, pipetas spot-on y sprays antiparasitarios con frecuencia reduce la tasa de infección y protege a los perros en su paseo diario.

Este texto es un “resumen coloquial” para difundir la prevención de enfermedades en perro y gatos. El texto original, se puede leer aquí: http://www.ivis.org/advances/infect_dis_carmichael/waner_es/ivis.pdf


Autor:

(ver post)

Botiquín para perros. Consejos básicos de primeros auxilios.

En: PREVENCIONFecha: 25/04/2013

El botiquín que necesitamos para nuestras mascotas, no difiere mucho del nuestro. Son productos económicos que no deben faltar en casa, o en el coche si nos vamos de viaje o realizamos alguna salida al campo en fin de semana.

Antiséptico, agua oxigenada y alcohol

Muchas personas usan estos tres productos para limpiar o desinfectar heridas y esto es un error.

En un botiquín que se precie, no debe faltar un antiséptico como la Povidona Iodada (Betadine). La povidona, limpia y desinfecta a la vez. Debemos usar este producto diluido con agua, como al 25%, (1 parte de Betadine y 3 de agua) y aplicar 3 veces al día limpiando la zona afectada de manera suave realizando círculos.

El agua oxigenada y alcohol, no son necesarios, incluso pueden ser irritantes en heridas, ojos y mucosas. La única utilidad del agua oxigenada es, ayudar a limpiar heridas con sangre.

Vendas, gasas y esparadrapo.

En cualquier farmacia podemos encontrar gasas estériles o no estériles, así como venda tipo crepe o también elástica. Los vendajes se deben realizar después de haber desinfectado la zona, en el supuesto que tenga una herida o excoriación. Y como norma deben ser suaves y no apretar, empezando por la punta de los dedos y subiendo hacia la parte más ancha de la extremidad.

El esparadrapo puede ser de tela o de papel. El primero es más resistente y el segundo más fácil de poner y quitar.

Truco: si realizamos un vendaje y llueve o estamos en una zona húmeda, podemos taparlo con un par de bolsas o unos guantes de látex a modo de calcetín.

Pinzas, cortaúñas y tijeras.

Nos pueden ser útiles para quitar una espiga clavada, recortar el pelo, desprender una garrapata o cortar una uña rota.

Las tijeras, mejor de punta roma. Las pinzas de depilar. Y el cortaúñas adaptado a su tamaño.

Suero fisiológico.

Debemos adquirir suero fisiológico en la farmacia. Mejor en forma de ampollas estériles, ya que las podremos usar en cualquier momento sin preocuparnos de cuánto tiempo lleva abierto.

Su principal uso es para limpiar los ojos ante situaciones irritantes de la conjuntiva o párpados. Abrir una ampolla y lavar abundantemente los dos ojos varias veces. Después secar con gasa o pañuelos de papel.

 

Un termómetro

Es importante determinar la temperatura del animal si notamos algo raro. Si estás de vacaciones y llamas a tu veterinario de confianza, le será de mucha utilidad que le comentes cuál es su temperatura.

Truco: la temperatura de un gato o un perro en reposo debe estar entre 38 y 39 º de manera general. Si le tomas la temperatura y tiene más de 40º, debes mojar su cabeza, abdomen, etc y mantenerlo en un lugar fresco y ventilado, hasta que visites al veterinario.


Autor:

(ver post)

Solución de Veterinario por un día (V)

En: CONCURSOSFecha: 23/04/2013

Hola amigos, os traemos la solución al anterior caso de Veterinario por un día.

Os lo recordamos: 

Acude a la consulta un gato común europeo de 2 años con una lesión en el labio inferior. Su dueño cree que no le duele, pero ha crecido de manera rápida en la última semana.
A la exploración física no presenta dolor, es un nódulo o masa de unos 1,5 cm de diámetro que afecta al margen mucocutáneo del mentón.
¿Sabes qué enfermedad tiene este gato? ¿Le harías alguna prueba? ¿Es contagioso para otro gato o persona?

 

Y la solución:

Enfermedad eosinofílica felina

Llamamos dermatosis eosinofílicas felinas a un conjunto de enfermedades de la piel del gato caracterizadas histológicamente por una reacción inflamatoria eosinofílica. El principal grupo incluido en esta clasificación es el llamado complejo del granuloma eosinofílico. (CGE)

 

 

Este complejo eosinofílico, tiene un patrón de reacción que se desencadena, en la gran mayoría de casos, por un proceso de hipersensibilidad frente a antígenos ambientales, alimentarios o de artrópodos (garrapatas y pulgas). 

Es más probable que las lesiones tiendan a aparecer en primavera y verano, lo cual sugería la presencia también de posibles agentes desencadenantes ambientales. 

Cuadro clínico:

El complejo del granuloma eosinofílico, puede presentarse en gatos de cualquier edad, sexo y raza, aunque lo único que parece claro es que es más frecuente en gatos jóvenes (en los cinco primeros años de vida).

El prurito (picor) es variable. En ocasiones las lesiones son extraordinariamente pruriginosas y el gato se las lame de forma constante; en otras el prurito es bajo o nulo.

Para hacerlo comprensible, decir que las lesiones pueden tener forma de placa, úlcera o alopecia, apareciendo de manera solitaria o múltiple.

Pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo, incluidos el labio inferior o superior, la mucosa oral y los cojinetes plantares.

Diagnóstico:

El diagnóstico del CGE comprende, por una parte la identificación de que el animal presenta un CGE y, por otra, la eventual identificación de la causa desencadenante; lo cual no siempre es posible. La confirmación de que el animal padece un GE se realiza a partir de la historia, del cuadro clínico, de algunas pruebas de rutina para descartar procesos comunes en el gato y del estudio histopatológico (biopsia).

Abordaje terapéutico:

Dado que en la mayoría de casos no se detectará una causa clara y controlable, el veterinario se verá obligado a tratar de manera “sintomática” antiinflamatoria o inmunomoduladora inespecífica. El veterinario podrá prescribir corticoterapia, Ciclosporina, Interferon alfa-2ª, Tiomalato de oro, Clorambucilo, etc.

No lo comentamos por razones de espacio pero si se opta por uno de estos fármacos, que tienen serios efectos colaterales, es preciso realizar los controles clínicos y analíticos periódicos y adecuados del paciente.

Si el animal esta parasitado por pulgas, lo ha estado, o se sospecha que pueda estarlo, lo más conveniente es realizar, en primer lugar un plan de control de pulgas (adulticida más lufenuron, por ejemplo). Además el cambio a dieta hipoalergénica y algunos antibióticos puede ayudar al control de la enfermedad. 

Este artículo es un resumen coloquial de un artículo original escrito por un excelente dermatólogo veterinario: Lluís Ferrer (Departament de Medicina i Cirurgia Animals, Facultat de Veterinaria, Hospital Clínico Veterinario - Servicio de Dermatología, Universitat Autònoma de Barcelona)

http://www.simposiobayer.com.mx/ipublish/data/files/9_Dr%20Lluis_Ferrer_Granuloma_eosinofilico.pdf



Autor:

(ver post)

Suscríbete a nuestro boletín para estar al día de todas nuestras noticias, novedades, ofertas...
¡todo para tu mascota!


Recibe en tu movil o email información sobre tu mascota.
Nuestro Centro Veterinario, gestiona la información que tenemos de tu mascota, acerca de desparasitación interna, collares
antiparasitários, vacunas, revisiones, etc, y te enviamos
recordatorios de ellas "para estar al día".

Copyright 2010 - Centro Veterinario Avenida Ramón y Cajal - Diseño y Programación ArteGB Soluciones Web - Nota legal